SALUD INTEGRATIVA    NATURAL     MENTE-CUERPO

Alejado el hombre de la Naturaleza, progresivamente pierde su salud. (Manuel Lezaeta)

 

NATUROPATÍA

Te explica la enfermedad.

Atiende a sus verdaderas causas.

Te ayuda a convertirte en agente activo de tu salud.

 

La Naturopatía es la ciencia de la salud que estudia las propiedades y aplicaciones de los agentes naturales –alimentos, plantas medicinales, agua, sol, tierra, aire…-, elementos inocuos que nos ofrece la Naturaleza, así como la utilización de técnicas terapéuticas naturales, con el objetivo de mantener y recuperar la salud, teniendo en cuenta siempre y ante todo no perjudicar (Primum non nocere). En Naturopatía, los llamados efectos secundarios no están justificados ni son necesarios.

 

Aunque fue en el año 1902 cuando Benedict Lust utilizó por primera vez el término Naturopatía dentro de un marco teórico propio, esta ciencia y las técnicas empleadas son el resultado de la experiencia y la observación de los remedios naturales durante cientos de años, así como de los beneficios demostrados que comporta el seguir hábitos alimenticios saludables y una higiene adecuada como principios básicos. Es un método científico natural, empírico y racional que estimula la salud por medios naturales.

La Naturopatía contempla nuestro cuerpo como un solo órgano, de forma holística. Para ella no existen enfermedades, sino enfermos, y su acción no se reduce a tratar solamente los síntomas, sino también sus causas.

Es también una filosofía de salud y de vida, ya que permite comprender y respetar las leyes naturales que rigen nuestro organismo y su relación con el medio ambiente, con el fin de que éstas nos ayuden a conservar y/o restablecer la salud de forma natural. Se estimula la acción armónica de las fuerzas curativas del organismo, la conocida Vis Natura Medicatrix, de Hipócrates, para recuperar y mantener el equilibrio orgánico.

La Naturopatía no se limita simplemente a recomendar “remedios naturales”, sino que intenta además informar, educar y estimular el seguimiento de unos hábitos de vida más responsables y naturales, en sintonía con la Naturaleza, ayudando a comprender el significado de las señales que su organismo le transmite, y a saber proporcionarle a éste lo que necesita para mantener o recuperar la salud. De esta forma, la persona crece en el conocimiento y práctica de la salud, lo que le asegura una mayor autonomía personal, así como un mayor bienestar y calidad de vida.